Fernando Botella, CEO de Think&Action

En la tarde del día 21 de agosto de este año 2020, nos dejaba Sir Ken Robinson. Las noticias nos dicen que se fue acompañado de su familia, …y en paz, como no podía ser de otra forma con esa mente lúcida que le caracterizaba.

Mente brillante. Comunicador y conferencista excepcional. Creativo. Escritor.

Con esa cualidad que determina a las personas verdaderamente inteligentes: el sentido del humor.

Quizás uno de los pensadores e ideólogos que más ha aportado a la creatividad educativa en el final del sigo XX y principios del XXI.

Trabajó como profesor en la Universidad de Londres, en la que se doctoró.

Su especialidad, investigar cómo el teatro podía ayudar a la educación. ¡Fantástico!

Defendió la necesidad de incorporar el arte, y la mente de artista, en el mundo de la educación, y del management.

La reina Isabel II de Inglaterra le nombró Sir en el año 2003.

Escribió varios libros. Destacado el conocido con el título de “EL ELEMENTO”. Muy recomendable también, “ESCUELAS CREATIVAS”.

El primero que yo leí fue “OUT OF OUR MINDS”.

Todos ellos vendidos por millones de ejemplares, en todo el mundo, en diferentes lenguas.

Para mi, …y desde mi modesta opinión, sus 10 principales aprendizajes en los que el mundo de la pedagogía, de la política, de la educación, de la empresa, del arte, … deberíamos seguir profundizando y abanderando son:

1) La creatividad debe ser tan importante en la educación como la alfabetización.

2)   Estigmatizar el error mata la creatividad, en todos los ámbitos de la vida.

3)   Debemos educar y liderar desde la imaginación.

4)   Debemos reinventar el sistema de valoración en la escuela y en las organizaciones.

5)   El sistema educativo y la selección del talento, tal como se hace actualmente, aleja a muchas personas de sus habilidades naturales.

6)   La educación, no sólo la escuela, no debe sufrir una evolución, sino una revolución.

7)   Hay que cambiar el concepto de inteligencia. Ya no es válido como se entendía en el pasado.

8)   La educación, como el modelo de liderazgo social y empresarial, debe personalizarse y volverse orgánico.

9)   Debemos replantearnos los principios fundamentales en los que educamos a nuestros hijos. E igualmente los que rigen la política y el mundo de las organizaciones.

10) Para educar y para liderar hay que alentar la pasión y conmover el espíritu.

¡Hagámoslo! Sigamos su legado …