Creo en la democratización del conocimiento. En el libre acceso. En el aprendizaje autónomo. En la formación no reglada o en las nuevas metodologías. Y sobre todo, con mucha fuerza, en aprender de todo y todo el tiempo, en vivir con mente de aprendiz continuo, abierto a lo nuevo y orientado a extraer aprendizajes de cada cosa que nos pasa en el día a día, de cada conversación, de cada experiencia, de cada reto, de cada tropiezo, de cada éxito.

Pero dicho esto… ¿Verdaderamente un recién egresado, por poner un ejemplo, de Turismo está en disposición / preparado para ponerse a hacer entrevistas de selección, medir y evaluar el talento? ¿O tiene el conocimiento de base para aprender a hacerlo haciendo a través de unas prácticas en empresa o una beca?

No me importa tanto la vía por la que se hayan adquirido los conocimientos como el contar, esto sí es imprescindible, con conocimientos sólidos sobre psicometría, evaluación psicológica o personalidad, entre otros. Campos de estudio fundamentales para poder desarrollar un trabajo serio, riguroso y obtener resultados de calidad.

RRHH somos una función multidisciplinar dentro de las organizaciones donde desempeñamos tareas muy diversas que van desde la administración de personal, dando altas y bajas de trabajadores, gestionando nóminas…, hasta la evaluación y selección del talento, su formación y su desarrollo, pasando por las relaciones laborales o la prevención de riesgos laborales. Incluso en algunas organizaciones la comunicación interna está englobada bajo el paraguas de los RRHH, o la gestión de personas, o el departamento de talento o people únicamente. La etiqueta da igual porque estamos designando a una misma realidad. Pero según el nombre que usemos nos hace más o menos modernos.

De esta diversidad de tareas nace la necesidad de conocimientos y habilidades específicas con las que atender a cada una de ellas, y lo que hace que podamos hablar, en mi humilde opinión, de perfiles más o menos idóneos para cada una de las áreas clásicas de RRHH y que antes hemos enumerado.

Suena lógico que de los distintos perfiles que conviven en un departamento de RRHH…

– Sean los abogados / graduados en RRLL los que se encarguen de las relaciones laborales, de redactar los contratos, de llevar la relación con sindicatos…

– Los titulados en PRL los que se dediquen a la PRL

– Los de ADE / Económicas los que se dediquen a la administración, la gestión económica o la planificación de los RRHH

– Y los psicólogos / pedagogos los que se desempeñen en la evaluación, selección y desarrollo del talento

Pues bien, a menudo me encuentro con profesionales desempeñando tareas para las que no cuentan con un adecuado nivel de conocimiento, lo que va en detrimento de su solvencia técnica, y muy a mi pesar en detrimento de la profesión. Esto lo vemos con mayor frecuencia en las áreas que por consenso el sector ha venido llamando ‘soft’.

No me opongo a que alguien de Turismo o de ADE haga selección, pero sí soy de la idea de que debería contar con conocimientos sólidos, como mínimo, en psicometría, evaluación psicológica y personalidad. La evaluación y el desarrollo del talento son algo bastante más serio y técnico de lo que algunos se piensan.

La clave para mí está en mucha preparación, buena formación y poner toda la ciencia y el mejor saber en nuestra posición para aportar un gran valor a la organización y ofrecer resultados excelentes.

¡Tened siempre sed de aprender!