1561099529_106295_1561100262_noticia_normal_recorte1

Tecnólogos con la “A” de artista: apología del humanismo en la era digital

Fernando Botella, CEO de Think&Action

En los últimos años estamos asistiendo a una progresiva tecnificación del empleo. Los llamados perfiles STEAM (aquellos relacionados con Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, denominados así por sus siglas en inglés) son los más buscados en los procesos de selección y los que menos preocupaciones tienen acerca de su futura empleabilidad. Sin embargo, a ese dominio apabullante de lo tecnológico le está saliendo en los últimos tiempos una pequeña grieta en su inmaculado historial. Y es que, según apuntan las últimas tendencias en contratación, las habilidades de los artistas ganan peso entre las preferencias de los empleadores, convirtiéndose en un contraste muy valorado dentro de esos perfiles digitales. La combinación explosiva entre lo técnico y lo humanista, entre lo “hard” y los “soft”, un perfil que combina lo mejor de ambos mundos.

Las conexiones entre arte y ciencia no son nuevas. ¿Qué otra cosa es la música sino creatividad sustentada en pura matemática? La mirada de artista puede aportar mucha riqueza a un desarrollo de ingeniería o a un proyecto tecnológico. En primer lugar, brinda una visión holística del conjunto, una perspectiva a vista de pájaro que ayuda en la fase de planificación. Rodin solía decir que le resultaba muy fácil hacer sus esculturas, que las figuras ya estaban dentro del bloque de mármol y lo único que él tenía que hacer era retirar el material sobrante (una filosofía muy lean, por cierto). Pero detrás de esta hermosa metáfora, sólo el escultor sabía las horas de planificación y complejos cálculos que le llevaba concebir un proyecto antes de llegar a dar el primer golpe de cincel.

Los Comentarios están cerrados.