1547120558_081948_1547120719_noticia_normal_recorte1

Si ese mocoso puede, yo también

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Muchos de quienes no son nativos digitales sienten que se encuentran en franca desventaja por el simple hecho de haber nacido demasiado pronto. Estas personas sienten un cierto complejo de inferioridad porque ya estaban en el mundo antes de la Era de Internet y miran con envidia y recelo a esos jóvenes que parecen haber salido del vientre de sus madres con una tablet bajo el brazo. Para quienes palpan el temor –infundado pero muy real- de que el DNI actúe como una barrera insalvable que les impida aprender a desenvolverse en los nuevos entornos tecnológicos, existe un remedio que está muy a su alcance: fijarse en los niños.

Se diría que los más pequeños tienen un don para todo lo que tenga ver con la tecnología o la digitalización, que aprenden a descargarse aplicaciones de móvil antes que a atarse los cordones de los zapatos. Pero, ¿de dónde les viene esa destreza? ¿Por qué lo que para una persona de otra generación puede suponer una auténtica odisea, como aprender a manejar un nuevo software o dispositivo, ellos parecen vivirlo de un modo natural y sin traumas? Si uno ahonda en la razones de esa aparente facilidad, descubre que no tienen nada que ver con que los más jóvenes vengan dotados con capacidades digitales sobrenaturales ya de serie.

Para leer el artículo completo haz click aquí: https://retina.elpais.com/retina/2019/01/10/talento/1547120558_081948.html

Los Comentarios están cerrados.