transformaciondigital-rrhh-meta4

RRHH y TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Es uno de los debates que más se escucha en las empresas de un tiempo a esta parte. ¿Hasta qué punto debe implicarse el departamento de recursos humanos en la Transformación Digital de las empresas? Para mi respuesta está muy clara: ¡Hasta el infinito y más allá!

En otros post ya he manifestado lo que pienso acerca de la transformación digital: que no puede contemplarse como una mera digitalización de procesos (eso es sólo la superficie), sino de un modo mucho más global y ambicioso. Porque la transformación digital en realidad es una gran revolución cultural que afecta a todos los estamentos y personas de la empresa. Y no me estoy refiriendo únicamente a los empleados, sino también al conjunto de stakeholders que integran la organización como proveedores, clientes o accionistas.

Y en ese marco de cambio de cultura, ¡por supuesto que recursos humanos tiene mucho que decir! De hecho, está llamado a jugar un papel estratégico.

Un departamento clave

Tres son las razones por las cuales el departamento de gestión de personas no puede permanecer ajeno a esta revolución. La primera viene impuesta por la propia denominación del área: ‘Recursos Humanos’. Cualquier proceso de transformación para ser llevado a cabo con éxito necesitará de una serie de “recursos” que lo posibiliten y de “humanos” que lo implementen. Entre esos recursos y personas estarán, por ejemplo, todos los planes de formación necesarios para capacitar, tanto técnica como competencialmente, a los profesionales de la empresa para afrontar este proceso de cambio. Y esas decisiones de formación han de pasar obligatoriamente por recursos humanos.

La segunda razón está relacionada con la propia evolución de la función. Con cada vez más insistencia, desde diversos ámbitos se reclama una mayor implicación de recursos humanos en la marcha general del negocio, de manera que éste se refleje claramente en sus políticas y que, a su vez, estas actuaciones tengan un impacto directo en los números de la compañía. En otras palabras, se espera de ellos que participen más, que tenga un papel relevante. Y una parte significativa de esa nueva dimensión del departamento será su participación activa en este proceso de transformación digital tan estratégico para la empresa.

Por último, está la necesidad insoslayable que tiene la propia área de transformarse digitalmente también ella. De incorporar a sus procesos, metodologías y actuaciones las ventajas que aportan las herramientas tecnológicas y, sobre todo, una nueva forma de pensar, más global y colaborativa que elementos como el big data aportan a la gestión de personas dentro de las organizaciones. Una combinación de factores que abre notables posibilidades para que las actuaciones de estos especialistas aporten valor y creen impactos positivos en la plantilla.

La principal conclusión es que os profesionales de este campo no sólo debe implicarse, sino comandar estos procesos. Porque toda transformación digital no es otra cosa que una transformación cultural, y esta compete siempre a recursos humanos.

Conviene no olvidar, además, que los empleados son los mejores embajadores de marca de la compañía. Y que, gracias a las redes sociales, pueden convertirse en poderosos aliados para el departamento encargado de gestionar y atraer talento a la compañía. Este apoyo sólo será posible si desde gestión de personas se toman de una vez por todas las riendas de este movimiento. Un paso al frente que sin duda ayudará a situar a este departamento en los niveles de responsabilidad e impacto en el negocio de la organización.

Compañías punteras como Apple, Siemens, Nike o Sanitas ya han evolucionado en esa dirección, y desde hace tiempo sus departamentos de recursos humanos colaboran con el de marketing en el diseño e implementación de diferentes políticas con este fin. Planes destinados, por ejemplo, a la formación de embajadores digitales de la compañía, o procesos de gamificación dirigidos a incrementar los niveles de compromiso y engagement de la plantilla.

Aunque para que este escenario se convierta en realidad es necesario que, por un lado, las compañías reconozcan este valor estratégico de sus departamentos de recursos humanos, y, por otro, que los profesionales del área asuman este nuevo rol sin complejos y con responsabilidad. Que asuman que ante la transformación digital no cabe quitarse de en medio como si nada tuviera que ver con ellos. Que asuman que la transformación digital depende de ellos.

 

Los Comentarios están cerrados.