700x420_transformacion-digital-manos

Estos son los perfiles enemigos de la transformación digital

Fernando Botella, CEO de Think&Action

El entusiasmo que el fenómeno de la transformación digital suscita a medida que avanza en las organizaciones no es compartido por todo el mundo por igual. De hecho, junto a defensores, embajadores, evangelistas y agentes del cambio, conviven no pocas personas que contemplan su llegada con indiferencia, y otras que directamente se oponen a ella por distintos motivos y que de una manera más o menos evidente se dedicarán a ponerle palos en las ruedas. Este grupo de detractores es heterogéneo y variable en función del momento y de los intereses particulares de cada uno.

Por otra parte, todos podemos pertenecer a esta especie en un momento dado. Al fin y al cabo, la transformación digital no es otra cosa que una transformación cultural. Y en esos procesos el comportamiento de las personas resulta impredecible. Somos reluctantes al cambio, y el grado de esa resistencia será directamente proporcional a la envergadura de ese cambio. En el caso de la transformación digital, la envergadura que perciben los afectados por ella es descomunal, y esto hace que el “no” sea en muchas ocasiones la posición de partida.

La mayor parte de las veces, cuando nos encontramos ante una postura contraria a algo es debido a falta de información. La persona desconoce la verdadera naturaleza, alcance e implicaciones de la novedad que se le presenta delante. Y, lo que es más importante, ignora la manera en que esa novedad puede afectarle y/o beneficiarle personalmente. Muchas de las personas que se posicionan en contra de la tecnología no lo hacen porque le tengan fobia al progreso, sino porque ignoran el modo en que el uso de la tecnología podría aportarles valor.

Los enemigos de la transformación digital pueden proceder de fuera de la empresa o situarse dentro de ella, a veces en los estratos de mayor poder. No son fáciles de detectar, ya que no suelen enarbolar la bandera del “anti” por miedo a resultar impopulares o de quedarse al margen. Pero que no se identifiquen claramente como contrarios a la revolución no quiere decir que no vayan a boicotearla a la primera oportunidad que se les presente. A veces, sin ni siquiera ser conscientes de ello.

Para leer la entrevista completa haz click aquí: https://www.eleconomista.es/firmas/noticias/9918876/06/19/Estos-son-los-perfiles-enemigos-de-la-transformacion-digital.html 

Los Comentarios están cerrados.