IMG_0670

EL NUEVO LÍDER DIGITAL: 8 Ideas

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Mucho se está hablando de la transformación digital y del papel fundamental que juegan en ese proceso los líderes como catalizadores e impulsores de ese cambio. Pero, ¿de qué pasta deben esta hechos esos líderes? ¿Son las cualidades que han adornado a los conductores de equipos tradicionales igualmente válidas cuando de lo que se trata es de acompañar a la tripulación a un nuevo paradigma cultural en las organizaciones?

Lo cierto es que la transformación digital es algo más que una mera actualización tecnológica. Supone un cambio de mentalidad profundo en todos los estamentos de la empresa, y ese esfuerzo requiere de modelo concreto de liderazgo, fundamentado en dos elementos principales.

La primera característica de este líder digital es que en él las llamadas soft skills o sociales cobran un peso decisivo, mucho mayor que las tradicionales hard skills, o de puro conocimiento técnico. Quien piense que para liderar en la transformación digital lo que hace falta es mucha pericia técnica está condenado al fracaso.

Conversaciones de valor con el equipo

Lo que, en cambio, marcará la diferencia será esa capacidad para mantener conversaciones de valor con sus equipos, practicar la escucha activa con los distintos stakeholders o la empatía hacia el cliente. El líder que triunfa en la transformación digital es un líder redárquico y no jerárquico, aquel que encierra en un cajón los galones y despliega la integración y la colaboración con sus equipos.

Paradójicamente, en un contexto digital y robotizado, en el mundo del Internet de las cosas, de las ciudades inteligentes o de las redes sociales 4.0, es cuando se necesitan más que nunca líderes que den valor a las personas. Porque, al final, detrás de toda esa tecnología, lo que hay son personas.

El segundo rasgo del líder digital es su determinación de predicar con el ejemplo y capacidad para hacer que las cosas ocurran. George Westermann o Didier Bonnet son dos de los autores que más han estudiado los rasgos que debe llevar en su mochila todo buen líder digital. Sus reflexiones, las de otros expertos y también nuestra experiencia desde Think&Action en proyectos de Transformación Digital en algunas organizaciones, nos permiten extraer ocho aprendizajes o elementos clave que estos líderes de la nueva realidad tecnológica deberían tener en cuenta:

1. Elaborar una buena hoja de ruta

O sea, capacidad para definir el road map de las principales fases del proceso, así como sus actores clave, costes y métricas asociadas.

2. Desarrollar una visión interna hacia lo digital

Será fundamental diseñar una visión clara y que cobije a toda la organización. Predicar cuál será ese cambio necesario para alcanzar el futuro deseable e involucrar en el mismo a todos los agentes relevantes. Este paso supone, entre otras cosas, cuestionarse los fundamentos tradicionales de la organización.

3. Auditar el estado presente de la organización

Necesitamos saber cómo estamos en relación a lo que necesita digitalizarse en al empresa, la tecnología que se está utilizando, si ya se han producido fenómenos de adopción de nuevas tecnologías… En definitiva, evaluar cual es el punto de partida para así determinar cuáles son las oportunidades y desafíos a los que nos enfrentamos.

4. Construir equipos de trabajo que puedan ser vectores de penetración en la organización a través de modelos de liderazgo digital

Y no sólo a nivel de los ‘jefes formales’, sino de todas aquellas personas que puedan liderar con independencia de su función o cargo en el organigrama.

5. Establecer KPIs efectivos que midan la eficacia de la puesta en marcha de la hoja de ruta a lo largo de sus distintas etapas

Estos KPIs también deberán servir para evaluar la resistencia al cambio que se produce a lo largo del proceso. Siempre siendo conscientes que las resistencias, lejos de ser un problema, son un factor necesario que va a generar valor.

6. Poner en marcha de manera inmediata herramientas digitales

En este sentido, es especialmente recomendable recurrir a dinámicas de gamificación y redes externas. Aprender jugando favorece la colaboración, la discusión y el feedback.

7. Hacer participe a toda la organización de una nueva mirada al futuro requerido

Para que los procesos se actualicen de una forma efectiva y los cambios calen verdaderamente en la organización se requiere un cambio cultural, en algunas ocasiones profundo. El reto es aprovechar la transformación digital para generar unos jobs description, puestos y equipos de trabajo más fluidos, ágiles e intercambiables. El paso de una cultura sólida a una cultura líquida será una de las claves de éxito y sostenibilidad en el proceso.

8. Reajuste continuo

Por último, el proceso de cambio no tiene fin; no es un ente estático sino permanentemente dinámico. El líder digital está en fase de reajuste continuo, puesto que todo el proceso ha de repetirse y ajustarse regularmente. La transformación digital no termina nunca.

 

Los Comentarios están cerrados.