1528981478_783132_1529050653_noticia_normal_recorte1

Cuando el discípulo es el maestro

Un hombre con la corbata aflojada y los ojos muy abiertos clavados al frente se debate con los controles de una videoconsola. Junto a él, un niño de unos 10 años —presumiblemente, su hijo— maneja otro mando con una sola mano mientras con la otra parece dar indicaciones al adulto. Esta fotografía, que sirvió hace unos años para ilustrar un anuncio de servicios profesionales de una consultora, ejemplifica una de las últimas tendencias en formación empresarial: la mentoría inversa (reverse mentoring).

Surgida en los años noventa en EE UU, esta figura invierte el sentido convencional de los papeles maestro-discípulo, de manera que es el trabajador más joven quien orienta al veterano en el aprendizaje de determinadas materias, como digitalización, plataformas colaborativas o redes sociales, disciplinas en las que las nuevas generaciones tienen mucho que aportar. Y es que la capacidad de transmitir experiencia o conocimiento no tiene que ver con la fecha de nacimiento, sino “con las horas de vuelo acumuladas en un área concreta”, recuerda Fernando Botella, CEO de Think & Action.

 

 

Los Comentarios están cerrados.