1612181

Conociendo a… Fernando Botella

Fernando Botella, autor del libro ” Bienvenidos a la Revolución 4.0″, CEO de Think&Action, Comunicador, Formador

Fernando Botella es Licenciado en Ciencias Biológicas, experto en neurobiología y neuromanagement. Hace más de una década, se reinventó profesionalmente y creo su propia empresa Think&Action, una consultora especializada en estrategia, talento, formación en habilidades profesionales para directivos y transformación de organizaciones, en la que ocupa el cargo de CEO y que el propio Fernando define como “Boutique de experiencias para el aprendizaje”.

Es autor de varios libros, entre los que destacan los del sello editorial de Alienta: “La fuerza de la ilusión”, junto al ilusionista Jorge Blass, “¡Atrévete!; ¿Y si eliges ser feliz?”, “El Factor H: Las claves reales sobre liderazgo” y su reciente “Bienvenidos a la Revolución 4.0”, del que para documentarse ha consultado más de un centenar de libros.

Por su actividad como CEO de la consultora Think@Action, toma el pulso al tejido empresarial español de forma permanente ¿Considera que en España estamos a la vanguardia en cuanto a transformación digital se refiere, o continuamos en las cavernas? 

Considero que estamos más a la vanguardia que en las cavernas. Vamos muy adelantados en ciertos aspectos como el pensamiento disruptivo y con la capacidad de avanzar desde la innovación.

Contamos con compañias fabulosas, no solo multinacionales que realmente están aportando mucho valor al mundo del management y del desarrollo de productos. Sin ir más lejos,te puedes encontrar pequeñas compañias en una provincia como Alicante, donde están desarrollando nuevas metologías para relacionarse con los clientes y de innovación en producto.

Sí es cierto que tenemos una tarea aún sin resolver y es como una pyme se autogestiona y es capaz de desarrollarse, en un país como el nuestro, donde desde el punto empresarial es de pymes, a la que se suele llegar generalmente por dos caminos: Por herencia o a tráves del emprendimiento.

Como te digo, en estos casos suelo detectar una falta de management, que a veces es más necesario, en según que aspectos, que en una gran multinacional.

Pero hablando de forma genérica, mi percepción es que estamos más a la vanguardia, que a la cola.

Charles Darwin afirmaba en su famoso tratado sobre el Origen de las Especies, que el que sobrevive, no es el más fuerte ni el más inteligente, sino aquel que mejor se adapta a los cambios. En la nueva era digital, marcada por la incertidumbre, la velocidad exponencial y la inestabilidad ¿Es suficiente con sobrevivir? 

Rotundamente no. El problema de pensar que es suficiente con sobrevivir es que dejas de sobrevivir. En la propia respuesta de Darwin, está el fallecimiento de la especie.

Intentaré de explicar de forma muy resumida el por qué. Creo que siempre fue así, no es una cosa de esta última época y de la aparición de la era digital. Lo que sucede es que como el cambio no era exponencial, no nos dábamos cuenta de que muerte no era tan rápida, por decirlo de alguna forma.

La adaptación es insuficiente. Por definición, la adaptación que explica Darwin en la teoría de la evolución de las especies es ir por detrás de las cosas que van pasando y esto va en contra de lo que necesita sobre todo el mundo de la empresa y del desarrollo profesional. Versus la adaptación está la disrupción y es verdad que la disrupción se alimenta de adaptación, pero no es solo adaptación. Por poner un ejemplo, las jirafas, que conocemos hoy en día, sobrevivieron no solo porque se adaptaron de territorio, sino porque también disrumpieron en la forma de hacer las cosas.

Al lado de Darwin, había otro pensador y biólogo, Lamarck, que decía lo que te estoy contando, al que Darwin curiosamente y en cierto modo le daba la razón.

Los “Cuatro fantásticos” de la industria tecnológica, los llamados GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple), han cambiado nuestros hábitos a la hora de comunicarnos, comprar, entretenernos o informarnos, y manejan los hilos de la nueva economía siendo su principal fuente de riqueza, los datos generados por sus millones de usuarios/clientes. Ante este panorama, ¿Somos conscientes de que estamos alimentando a un “monstruo” y que nuestras vidas son objeto de deseo? 

Pues … Sinceramente no lo sé Alfonso.

Es una pregunta que yo mismo me he hecho cuando he estudiado para escribir este último libro Bienvenidos. Me la he preguntado de la misma forma que me las estás preguntando hoy y que de alguna u otra forma, me preguntan en muchas entrevistas.

De hecho, la tesis del libro nace de una sola pregunta y es Cómo conseguir que la inteligencia Artificial, puede ser cada vez menos artificial y más inteligente.

Para mi, que soy un humanista, la inteligencia es poner a la persona en el centro y que no abusen de nosotros todos los que están manejando los datos, incluyendo tambien en la ecuación a Microsoft y los llamaría GAFAM.

No sabría responderte a esta pregunta, porque no te lo puedo argumentar, aunque quiero pensar que no. Lo que sí me parece interesante es RECLAMAR una legislación urgente para tratar todo lo que tiene que ver con el mundo digital y con el uso tecnológico en las relaciones humanas, porque mientras no exista esta legislación, ni tu ni yo seremos capaces de contestar a esta pregunta.

Por cierto, en mi opinión, creo que aunque no estemos hablando de eso, tiene que ver mucho con la ética y la moralidad, que por mucho que llegue la tecnología, no se pueden perder.

Hace un lustro, auspiciado por Google, se creó Calico (California Life Company), empresa biotecnológica cuyo objetivo es combatir el envejecimiento humano y las enfermedades asociadas al mismo. En su opinión, como biólogo, ¿Hasta cuándo cree que lograrán ese ambicioso propósito, de aumentar nuestra esperanza de vida, sin perder la total esencia humana, de carne y hueso? 

Te puedo contestar como biólogo, pero más que como biólogo, que ahora te compartiré mi respuesta, primero te contestaré desde el sentido común.

La evolución humana siempre ha tenido oportunidad de ir ganando generaciones a nuestra propia generación, de tal forma que hemos llegado a ganar hasta tres generaciones a la vida, llegando a vivir generalmente hasta los 85-90 años, cuando ningún otro animal lo ha conseguido.

El motivo fundamental de esto es que el ser humano está en constante y consciente estado de luchar contra la vejez, es decir la longevidad y sinceramente el sentido común me dice que es legítimo. No veo una falta de moralidad, siempre que entendamos cual es el subproducto que hay detrás, diferenciando una vez más lo que es ficción de realidad.

 

Para leer el artículo completo haz click aquí: http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/1281125/conociendo-fernando-botella

Los Comentarios están cerrados.