TELECONFLICTO O …¿CÓMO GESTIONAR LOS CONFLICTOS CUANDO TELETRABAJAMOS?

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Dicen que la distancia es el olvido… o no.

Al menos, no cuando esa distancia es solo física e impuesta por las circunstancias laborales. Porque, aunque para muchos suponga un alivio que el teletrabajo les haya librado de tener que verle la cara, (o la mascarilla), a ese jefe, compañero, proveedor o cliente que, por decirlo suavemente, no es santo de su devoción, ese alejamiento es temporal, parcial o está lejos de ser la solución a sus problemas.

Lo primero que habría que aclarar es que los conflictos entre profesionales son absolutamente normales y que se acrecientan en periodos de mucho estrés e incertidumbre. Y a nadie se le escapa que el momento actual es uno de los de mayor estrés e incertidumbre que se recuerdan en los últimos tiempos. Hay preocupación por la salud, por el empleo y por el futuro, y todo ello en un contexto complejo en el que cambian la realidad del trabajo y la manera en que nos relacionamos con las personas de nuestro entorno laboral y personal. Las emociones están a flor de piel, y cuando eso sucede, cualquier chispa es fuego para que prenda la gasolina de los conflictos. Mucho más cuando las relaciones son a distancia y con una pantalla por medio.

La falta de contacto físico no sólo no solventa los conflictos laborales, sino que generalmente los acrecienta. No sólo eso; el teletrabajo es un caldo de cultivo perfecto para que surjan nuevos problemas, que antaño desconocíamos, no vivíamos, como resultado de esa distancia que de pronto se interpone entre los profesionales de un mismo equipo. Sin duda, deberíamos aprender, comprender y manejar estos nuevos modos de relaciónHay unos cuantos tips, a modo de consejos, que pueden ayudarnos a gestionar los teleconflictos.

No se trata de evitarlos, (la táctica del avestruz es un mal remedio contra los verdaderos problemas), pero sí tratar de no alimentarlos innecesariamente o no crearlos de forma artificial, cuando es por una tontería. Los conflictos son necesarios en numerosas ocasiones. Ayudan en el crecimiento del equipo, al desarrollo individual de los profesionales, en la toma de decisiones, etc…Los conflictos necesarios nacen de la gestión de la diversidad. Aportan valor.

Otra cosa muy diferente es la conflictopatía.

El primero de esos consejos es tener mucho cuidado con la manera en que nos comunicamos. El contacto físico permite modular mucho mejor nuestras palabras a través del tono, el gesto o la expresividad del rostro. Algo que es especialmente útil cuando hay que trasladar mensajes difíciles. En la distancia perdemos este ‘atenuador’ o traductor de emociones. Muchos, sin embargo, lo olvidan y se limitan a escribir en un whatsapp o un email lo que no pueden decir de palabra. Es un grave error.  Porque un texto escrito puede transmitir una frialdad o unas intenciones que quizá no estaban en el ánimo de quien lo redactó.

Hoy más que nunca, hay que saber cuando sí y cuando no usar esos medios escritos. Es tiempo de descolgar mucho más el teléfono para que, al menos, el tono de nuestra voz llegue nítidamente a nuestro interlocutor y le transmita una información, también con el carácter ‘emocional’ adecuado, y que vaya más allá de la literalidad del mensaje.

Un sistema de videoconferencias como Zoom o Teams puede reforzar aún más ese registro más personal, al permitir que los compañeros se ven las caras, aunque sea a través de una pantalla. En ese sentido, un recurso que puede resultar interesante para darle naturalidad a estos formatos, en los que muchos usuarios siguen siendo novatos, es quitarle hierro y formalidad los mismos, por ejemplo, innovando en la tipología de la propia convocatoria de reunión. Un café o un afterwork virtual no solo pueden mejorar la disposición de los convocados a comunicarse por estos canales, sino que pueden ayudarles a aprender a hacerlo. Es momento de revalorizar el contacto informal, aunque sea a través de medios telemáticos. Eso sí, a ser posible en horario laboral.

En el caso de los mensajes escritos, también es posible mejorar la comunicación y el efecto emocional que provocan. Por ejemplo, si hay que transmitir un mensaje de cierta complejidad o extensión, es mucho mejor escribir un whatsapp con un simple “me gustaría hablar contigo” que inundar a pantalla del interpelado con una interminable ristra de texto apretujado y de difícil digestión. Con esa simple llamada, ya estás creando una predisposición para tratar el asunto de que se trate con la seriedad pertinente. Alternar las comunicaciones de equipo con un aumento de las sesiones one to one, en las que se potencie un feedback asertivo y orientado a futuro mejorará las relaciones personales con los protagonistas, sea en modo de arriba a bajo o bien en modo botton up.

Respetar el derecho a la desconexión de las personas es otra infalible clave anti-conflictos. Si no quieres cabrear a un compañero o colaborador innecesariamente, no le llames ni le mandes un whasapp a deshoras. Se tiende a olvidar que la gente ahora esta trabajando DESDE casa, pero no EN casa. El teletrabajo no implica disponibilidad 24/7/365, salvo excepciones. Herramientas asíncronas como Slack o Trello pueden ayudar a comunicarnos con nuestros compañeros sin resultar intrusivos.

Recomiendo además hacer pausas en el trabajo, mini-breaks que nos recuerden que nuestra vida de teletrabajo no se limita al teletrabajo; es esencial para encontrar un cierto equilibrio y estar en paz con el mundo y, de paso, con nuestras familias. A veces, pisar el freno es difícil, especialmente cuando no hay un horario prefijado. Pero siempre podemos ejercer nosotros mismos de “máquina de fichar”, poniéndonos alarmas en el ordenador o en el smartpohe que nos avisen de que ha llegado el momento de ‘robarnos’ cinco minutos para tomar un vaso de agua, comprobar si queda leche en la despensa o a llamar a nuestra madre para saber cómo le ha ido en su cita médica.

Fuera del trabajo, también es muy importante encontrar un hobby. Un rato de bicicleta estática, tocar un instrumento musical o hacerse un puzzle de 10.000 piezas. Cualquier afición, (yo recomiendo que siempre haya algo de gymcardio), que nos resulte satisfactoria y nos sirva para relajar tensiones y asegurar la desconexión.

Teleconflicto: Los managers a examen

Los mandos suelen ser los grandes generadores, (y también a veces sufridores), de conflictos en relación al trabajo en remoto. Normalmente, vienen provocados por tres grandes desestabilizadores. El primero es la sensación de pérdida de control. Al no tener a sus colaboradores delante y no poder verlos aporreando el teclado, a muchos jefes, especialmente los de la vieja escuela, o vieja mente,empieza a correrles un sudor frío por la frente. “¿Y si no están trabajando?, se preguntan angustiados. La solución es este problema no es fácil. Implica un cambio radical de la cultura organizativa hacia un modelo en el que el nivel de desempeño no lo determine una cantidad de horas trabajadas, sino unos resultados contrastados sobre tareas y objetivos previamente fijados.

El segundo desestabilizador es la urgencia innecesaria. La tendencia de muchos jefes, managers, a pedir las cosas “para antes de ayer” se ha acrecentado en estos meses deteletrabajo forzoso. Y a veces el “lo quiero ya” está justificado, pero en otras muchas ocasiones no. Exigirlo por sistema cuando a lo mejor ni siquiera se han molestado en preguntar al colaborador cuál es su carga de trabajo o si el encargo es compatible con su propia lista de prioridades es una fuente de conflicto asegurada.

El tercero es el manejo de las expectativas. En la nueva normalidad hacer las cosas como las hacíamos en la vieja normalidad es un problema. Sobretodo porque al hacerlo así no estarás respondiendo a las nuevas necesidades de los colaboradores. Los nuevos retos necesitan respuestas novedosas, no más de lo mismo.

¿Cómo se pueden solucionar estos problemas? En primer lugar, trabajando con sentido de equilibrio. Hay que intentar preguntar antes de juzgar, la comunicación es clave. Siempre hay que tener presente que en toda relación hay dos partes, y que cada una tiene sus intereses y motivos para actuar del modo en que lo hace. Practicar la escucha empatía puede aliviar tensiones y resolver muchos conflictos antes de que lleguen a producirse.

Humildad para aprender a aceptar que las reglas del juego han cambiado, ya que esta humildad es una de los huevos de oro en el nuevo gallinero. En el momento en que somos capaces de asimilar que nos encontramos en un nuevo escenario, gran parte de la frustración que sentíamos porque intentábamos manejar problemas nuevos con recetas viejas, desaparece.

Reconocimiento, en su justa medida, es la tercera fórmula. En periodos de incertidumbre todos necesitamos una palmadita en la espalda que nos diga que este es el camino adecuado, que las cosas van bien, y que si nos equivocamos corregiremos rápido. También los jefes lo necesitan, por cierto… Y mucho.

En el momento en los que soportan mucha carga sobre sus hombros, que sus colaboradores reconozcan el esfuerzo no es una cuestión de peloteo, sino de pura justicia.

Ya sabes, trabaja desde casa, no en casa.

El “networking” ya no es lo que era: así se hacen contactos en tiempo de teletrabajo

Fernando Botella, CEO de Think&Action 

Cócteles, congresos, ferias, desayunos, conferencias… A estas alturas del año, las citas para conocer gente con la que establecer relaciones profesionales deberían salpicar buena parte del calendario. Lo normal sería que, como mínimo, la vuelta de las vacaciones marcase el momento de pasar un buen rato con tus compañeros de trabajo; esas reuniones saben mejor a la vuelta de las vacaciones. Pero no, ahora la empresa te manda a trabajar a casa, y el teletrabajo hace que interactuar sea más difícil. Por no hablar de lo que cuesta hacer nuevos contactos cuando hasta los corrillos frente a la máquina del café son cosa del pasado.

Para leer el artículo completo haz click aquí: https://elpais.com/buenavida/bienestar/2020-09-03/el-networking-ya-no-es-lo-que-era-asi-se-hacen-contactos-en-tiempos-de-teletrabajo.htmlhttps://elpais.com/buenavida/bienestar/2020-09-03/el-networking-ya-no-es-lo-que-era-asi-se-hacen-contactos-en-tiempos-de-teletrabajo.html

 

Sir Ken Robinson, EL ELEMENTO creativo

Fernando Botella, CEO de Think&Action

En la tarde del día 21 de agosto de este año 2020, nos dejaba Sir Ken Robinson. Las noticias nos dicen que se fue acompañado de su familia, …y en paz, como no podía ser de otra forma con esa mente lúcida que le caracterizaba.

Mente brillante. Comunicador y conferencista excepcional. Creativo. Escritor.

Con esa cualidad que determina a las personas verdaderamente inteligentes: el sentido del humor.

Quizás uno de los pensadores e ideólogos que más ha aportado a la creatividad educativa en el final del sigo XX y principios del XXI.

Trabajó como profesor en la Universidad de Londres, en la que se doctoró.

Su especialidad, investigar cómo el teatro podía ayudar a la educación. ¡Fantástico!

Defendió la necesidad de incorporar el arte, y la mente de artista, en el mundo de la educación, y del management.

La reina Isabel II de Inglaterra le nombró Sir en el año 2003.

Escribió varios libros. Destacado el conocido con el título de “EL ELEMENTO”. Muy recomendable también, “ESCUELAS CREATIVAS”.

El primero que yo leí fue “OUT OF OUR MINDS”.

Todos ellos vendidos por millones de ejemplares, en todo el mundo, en diferentes lenguas.

Para mi, …y desde mi modesta opinión, sus 10 principales aprendizajes en los que el mundo de la pedagogía, de la política, de la educación, de la empresa, del arte, … deberíamos seguir profundizando y abanderando son:

1) La creatividad debe ser tan importante en la educación como la alfabetización.

2)   Estigmatizar el error mata la creatividad, en todos los ámbitos de la vida.

3)   Debemos educar y liderar desde la imaginación.

4)   Debemos reinventar el sistema de valoración en la escuela y en las organizaciones.

5)   El sistema educativo y la selección del talento, tal como se hace actualmente, aleja a muchas personas de sus habilidades naturales.

6)   La educación, no sólo la escuela, no debe sufrir una evolución, sino una revolución.

7)   Hay que cambiar el concepto de inteligencia. Ya no es válido como se entendía en el pasado.

8)   La educación, como el modelo de liderazgo social y empresarial, debe personalizarse y volverse orgánico.

9)   Debemos replantearnos los principios fundamentales en los que educamos a nuestros hijos. E igualmente los que rigen la política y el mundo de las organizaciones.

10) Para educar y para liderar hay que alentar la pasión y conmover el espíritu.

¡Hagámoslo! Sigamos su legado …

Entrenar la mente y aprender de forma exponencial

Los nuevos desafíos que nos plantea el mundo en el que vivimos no dan tregua. La velocidad de los cambios y la inestabilidad que los caracterizan obligan a adquirir a marchas forzadas nuevas habilidades, imprescindibles para adaptarnos con éxito a estas exigentes condiciones.

Se necesita mantener una mentalidad abierta y una actitud de aprendizaje continuo, pero, además, hacerlo de una forma exponencial, ya que, de otro modo, no seremos capaces de mantener el ritmo.

Para leer el artículo completo haz click aquí: https://www.rrhhpress.com/talento/49972-entrenar-la-mente-y-aprender-de-forma-exponencial

Mejorar la experiencia de cliente: el gran reto de la Industria Farmacéutica

Fernando Botella, CEO de Think&Action 

La industria farmacéutica lleva varios años inmerso en un proceso de transformación de su modelo negocio hacia un esquema más acorde con las velocidades y los nuevos hábitos de interrelación entre profesionales. En esa evolución, elementos a los que antes no se había prestado demasiada atención como la experiencia cliente, la tecnología aplicada a todo el proceso de venta, el nuevo modelo de análisis de datos, la llamada omicanalidad, …entre otros, han empezado a cobrar protagonismo, aunque sin terminar de explotar como elementos neurálgicos dentro de la estrategia de acceso al mercado de esta industria.

En todo caso, la nueva forma de construirse el ecosistema de decisión sobre la prescripción de fármacos, junto a la reducción de recursos asignados al marketing, con un mayor control de los procesos de acceso al mercado desde las nuevas políticas de compliance, y añadiendo la crisis sanitaria del Covid-19 ha acelerado el proceso de transformación. Con el sector sanitario situado en el centro del tablero, a las empresas farmacéuticas no les queda más remedio que agilizar el cambio si quieren cumplir con el importante papel que tienen en el cuidado de los pacientes para los próximos años.

Una transición que implica, por ejemplo, dejar de apoyar sus estrategias de venta casi exclusivamente sobre bases de prestaciones y características del producto, como se venía haciendo hasta ahora. Hoy, los medicamentos son tan similares en cuanto a precio, eficacia clínica o niveles de seguridad, que pretender que el tomador de decisiones perciba valor diferencial a partir de esos atributos objetivos es una misión que se hace muy difícil. En su lugar, la diferenciación debe llegar a través de otros instrumentos más relacionales, integrados y apoyados en intangibles, y con nuevos métodos.

Un estudio de la consultora McKinsey realizado entre 600 inmunólogos de Europa y Estados Unidos revelaba que cuando un prescriptor se siente completamente satisfecho con su customerjourney recibido por el impacto de una determinada compañía que representa un producto, su predisposición a recetarlo se incrementa en más de doble. El mismo estudio concluye que las compañías farmacéuticas que están incorporando a sus estrategias de venta el concepto de experiencia de cliente, no sólo están logrando mejorar sus cifras de ventas, sino que consiguen incrementar significativamente el grado de satisfacción y fidelidad de sus médicos prescriptores.

Además, en nuestra experiencia en diseño e implementación de este tipo de programas, hemos descubierto que el enfoque experiencia de cliente permite conectar de un modo más profundo con el prescriptor, ya que brinda la posibilidad de trabajar no sólo sobre aspectos clínicos, sino sobre toda una filosofía de atención al ecosistema en su conjunto. Ecosistema que está presidido, como no podría ser de otra forma, por el paciente. Esta vinculación, articulada a través de un nuevo concepto de business intelligencedispara los niveles de ‘engagement’ e inyecta fluidez a todo el proceso de venta.

La tecnología es otro de los ‘drivers’ clave en este cambio de modelo. Especialmente desde que el sector farmacéutico ha ganado en complejidad en cuanto a su composición y dinámicas internas. En los últimos años, la toma de decisiones ha dejado der ser la tarea de un solo individuo, sino que se reparte entre un conjunto de palancas de influencia interconectadas entre si: médicos, aseguradoras, hospitales, sistema de salud público, reguladores, asociaciones de pacientes, etc. Y en un ecosistema tan complejo como este, la agilidad que brinda la digitalización y sus metodologías asociadas se convierten en un elemento fundamental para el éxito.

De cara a conseguir esa agilidad, las compañías farmacéuticas están recurriendo a diversas técnicas y estrategias. Una de las más populareses el eDetailing, que supone incorporar larelación remota de los rep con sus targets, como eje vertebrador de sus presentaciones de productoy modelo relacional. De este modo, bajo el paraguas de la omnicanalidad,se introducen elementos multiplicadores de laexperiencia de cliente, incrementando los niveles de acceso e interacción, y logrando un mejor storyselling de producto.

Además, existen varias herramientas menos extendidas pero igualmente importantes que pueden impulsar la agilidad de respuesta que el actual ecosistema farmacéutico está demandando. Una de ellas, originaria de las llamadas metodologías ágiles, es el backlog. Un backlog es básicamente una lista ordenada de todos los requisitos y tareas necesarios para obtener un producto que satisfaga las necesidades de los distintos stakeholders. El backlog permite co-crear con el cliente sobre la base de la iteración. Una metodología ‘agilepura, que mejora la experiencia e incrementa la velocidad de repuesta ante enfermedades o problemáticas concretas.

Otra de estas herramientas es el llamado blueprint. Un servicio blueprint traza un completo itinerario de todas interacciones de una compañía con sus clientes, mejorando el customerjourney, de manera que se pueda construir un mapa de interacción más poderoso. El salto cualitativo que permite esta herramienta es que deja de plantearse la relación con el decisor como una serie de acciones puntuales del clásico visitador médico tradicional hacia sus clientes, y empieza a contemplarla como un verdadero viaje programado en el que participan todos los recursos, humanos y de procesos de la compañía y asociados en el ecosistema.

El blueprint es también la puerta de entrada a la omicanalidad para el sector. Hoy un laboratorio farmacéutico dispone de numerosos canales para acceder a sus clientes: visitas presenciales, en remoto modelo e-detailing, eventos, congresos, publicaciones, redes sociales, videos, contenidos, etc. Trabajar todas estas vías de acceso de forma coordinada y armónica, con una adecuada segmentación de públicos y canales, combinado con una estrategia consistente de contenidos que aporten valor, es lo único que garantiza  los mejores resultados en términos de ‘enagagement y de resultados de venta.

 

 

 

 

¿Cómo entrenar la mente? …en modo exponencial

Fernando Botella, CEO de Think&Action

¿Se puede resumir un libro y el trabajo de dos años en siete puntos que ocupen un folio de extensión? ¡Claro que no! Eso sería como pretender asimilar los secretos del arte de la pintura mediante una vista guiada de una hora al Museo del Prado. Pero sí se puede intentar condensar ese contenido en un breve anticipo que esboce algunos de los puntos principales de lo que el lector va a encontrar en esa obra, la clásica sinopsis que encontramos en la solapa de los libros.

Sólo en el caso de mi nuevo libro, ¿Cómo entrenar la mente? Y aprender de forma exponencial, y tratándose de un trabajo que lleva el apellido ‘exponencial’ en el título, sentí que debía intentar ir un poco más allá de esa clásica sinopsis promocional. Que mi obligación y el excitante reto que se me planteaba por delante era tratar de explicar los secretos del arte de la pintura durante una única hora de visita guiada al Museo del Prado. Aunque pretender tal cosa atentara contra el sentido común y se tratara de una mera ilusión.

Porque de eso trata la exponencialidad, de acelerar los procesos mentales que nos aproximan a una realidad. Y de atreverse a desafiar al sentido común. Y aunque, por supuesto, la verdadera inmersión ya requiere un trabajo más pausado y profundo de lectura y entrenamiento, pensé que unas maniobras de aproximación lo bastante ágiles y que, al mismo tiempo, ofrecieran una vista de pájaro exhaustiva del contenido del libro, podrían encauzar muy bien al potencial lector por la senda del aprendizaje exponencial que este libro le invita a recorrer.  

Este es el resultado de ese ejercicio, que también existe en formato video, a través de siete píldoras de aprendizaje, y que hoy llega al blog en formato escrito.

Cómo entrenar la mente y aprender de forma exponencial en 7 píldoras de aprendizaje

1) Bendita imperfección. Normalmente se relaciona la excelencia con la perfección, algo que no parece lo más adecuado cuando tanto la naturaleza como los seres humanos somos imperfectos per se. Pero es precisamente esa imperfección lo que permite al individuo con una mente entrenada vivir en un continuo proceso de aprendizaje, alimentado por los propios errores y dudas. El llamado perfeccionismo bloquea, ya que no permite aceptar y reconocer los propios errores.

2) Mente, no te creo. Se puede aprender a dudar de nuestra propia mente, a someter a juicio nuestros propios pensamientos antes de aceptarlos como correctos, en especial en momentos puntuales. Ideas preconcebidas, experiencias anteriores o una tendencia a vivir en el pasado deben llevar a preguntarse cuánto hay de verdad en el propio pensamiento. No somos nuestros pensamientos, “juzguémosles”.

3) Ideas inútiles. En ocasiones, resulta muy difícil liberarse de ideas que nada aportan y son generadoras de ansiedad o estrés. Pueden derivarse de algún recuerdo anterior, tal vez irreal, de exageraciones y generalizaciones sin ningún valor, de previsiones negativas del futuro. Educar la mente para prescindir de ellas es posible.

4) Palabras que cambian la vida. El lenguaje interior o privado, por más que nos venga dado, no siempre es bien utilizado, no solo en la relación con los demás sino también con nosotros mismos. Un buen manejo y entrenamiento del mismo nos hará comprobar el poder transformador de la palabra, su cualidad para crear espacios ilusionantes y transformadores alejados de entornos de desesperación.

5) La mente de aprendiz continuo. Cuando Sócrates dijo “solo sé que no sé nada” ponía un ejemplo perfecto de lo que es una mente de aprendiz continuo: aquel que vive con una mente abierta a lo nuevo y que entiende que el aprendizaje es exponencial. Quien es capaz de entrenar su mente en esa cualidad será capaz de transmitirla a los demás en todo cuanto hagan,logrando con ello liderar su propia vida y hacer que seamos mejores personas. En definitiva, hacer que el mundo sea un poco mejor.

6) La imaginación como arma. Es indudable que las ideas mueven el mundo y en especial la imaginación, algo innato al ser humano. Y la imaginación se puede cultivar y entrenar de forma que cualquiera pueda disfrutar del pensamiento disruptivo y de la creatividad que todos poseemos. La imaginación es la base fundamental de la creatividad que nos permite transformar las ideas en diseños de planes y en hechos concretos. Las ideas no son de quien las tiene, son de quien las hace.

7) La dualidad de la mente. En cada ser humano conviven dos mentalidades. Por un lado, aquella que es estática, que no acepta críticas y para la que los éxitos de los demás suponen una amenaza. Es una mente de escasez que cree que el talento y lo conocimientos son algo innato y que solo han de esforzarse aquellos que no disfrutan de ellos. Pero en ese ser humano también existe una mente de abundancia, la que no evita los desafios sino que les hace frente para aprender de todo lo que hace, la que cree que la diversidad es productiva, que se alegra de los éxitos de los demás y que los obstáculos hacen avanzar. La cuestión está en entrenar la mente para elegir la mentalidad correcta.

Mucho más, con todo lujo de detalles podrás encontrar en el libro:   ¿Cómo entrenar la mente? Y aprender de forma exponencial

PODCAST Iván Santacruz: El valor de la Magia en el mundo de la empresa y el desarrollo de Talento

Fernando Botella conversa con el «papá mago» Iván Santacruz, Premio Nacional de Magia Infantil (2010), youtuber de éxito y colaborador de Think&Action, sobre las posibilidades del ilusionismo y la magia aplicados al trabajo en equipo, el desarrollo personal y profesional, el desarrollo del management, la potenciación del pensamiento crítico o cuestionamiento del ‘statu quo’, el desarrollo del pensamiento disruptivo o la capacidad de ver la realidad de una manera desacostumbrada y la transformación organizativa.
También reflexionan sobre las nuevas tecnologías aplicadas a la magia y las posibilidades de expresar la magia a través de los canales en remoto.