Fernando-Botella-

“Los datos están para servirnos, pero hay que establecer limites”

ENTREVISTA a Fernando Botella, consultor experto en liderazgo, talento, innovación y transformación de organizaciones y autor de “Bienvenidos a la Revolución 4.0”, publicado por Alienta Editorial.

-¿Por qué en ocasiones nos asusta la tecnología y pensamos que los cambios van a cambiar todo a peor?

Por naturaleza, el ser humano siente aversión al cambio y maneja mal la incertidumbre. Y, sin embargo, si la humanidad ha llegado a hasta aquí ha sido, precisamente, por el cambio. Cualquier novedad, y las tecnológicas no son una excepción,  va acompañada de resistencias. De ese mismo roce, sin embargo, surgen a menudo nuevas ideas que permiten que el cambio se asiente.

-Hay quien piensa que la evolución tecnológica acabará con los puestos de trabajo…

 Y hay quien piensa que acabará con el mundo… Las visiones catastrofistas son también normales ante una revolución de las dimensiones de la actual, pero hay que situar las cosas en su contexto. Sí, es cierto que algunos trabajos que ahora son desempeñados por personas serán reemplazados por robots, pero también surgirán nuevas profesiones y oportunidades.

Las profesiones que quedarán por el camino serán aquellas que no necesitan de cualidades “humanas” como la imaginación, creatividad, intuición, innovación, etc. Pero todas estas cualidades van a seguir siendo necesarias en la era tecnológica. Lo que tenemos que hacer es articular mecanismos para que todas esas personas que están en riesgo de perder sus trabajos encuentren su lugar en este nuevo escenario.

 

 

1527761231_519939_1527761473_noticia_normal_recorte1

LA RENOVACION DEL CURRÍCULO ES INFINITA

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Se trata de un cambio de mentalidad en el que, advierte Fernando Botella, CEO de Think&Action y autor de Bienvenidos a la Revolución 4.0 (Alienta Editorial), “quien piense que ha llegado a la cima de su carrera o que hay pocas cosas ya que pueda aprender, está perdido; ahora la verdadera sabiduría está en mantener una actitud de aprendiz continuo”.

La velocidad del desarrollo tecnológico y la cada vez más rápida obsolescencia de conocimientos obligan a ese reajuste.

Para leer el artículo completo haz click aquí: 20180603-nwp1-elpais.com-negocio__print9901_027_a3