cara de sorpresa ...1

¿Y si nos damos una SORPRESA EN SEPTIEMBRE?

Fernando Botella, CEO de Think&Action

¿Y si nos damos una sorpresa en septiembre?

Una de las principales razones por las que se nos hace tan duro regresar al trabajo después de las vacaciones de verano es por la sensación de volver a “lo de siempre”. Mismo trabajo, mismos compañeros, mismos jefes, mismas tareas repetitivas. La rutina es una de las mayores losas que atenaza al ser humano; nos produce la sensación de no avanzar, de estar inmovilizados en un circulo del que no nos resulta fácil salir. Es la peor enemiga de la motivación, alimento para la resignación y una temible depredador de carreras profesionales.

Muchas veces, ante esta perspectiva, le echamos la culpa a los demás. Es la empresa, con su funesta política de desarrollo de carrera, la que nos impide progresar; son los jefes, con su incorregible ceguera, los que son incapaces de ver nuestro enorme potencial aunque lo tengan delante; son los colegas de trabajo, incompetentes y perezosos, los que nos hacen la cama y terminan logrando que parezcamos tan mediocres como ellos. Estos son los factores que, según nuestra manera de ver las cosas, hacen que esa vuelta al trabajo le resulte intolerable.

Leer más

IMG_5339

AMOR SE ESCRIBE CON “H”

Fernando Botella, CEO de Think&Action

Fue un verdadero placer asistir como ponente a un nuevo evento TED, un formato por el que siento especial predilección, ya que es toda una sacudida de adrenalina, conocimiento e intercambio de ideas positivas. En esta ocasión, se trató del TEDxGranVia 2016 especial, que se celebró el 13 de julio en el fantástico marco del Telefónica Flagship Store (Gran Vía 28 de Madrid). Un encuentro al que los organizadores bautizaron con mucho acierto como “Now”. El nombre le venía que ni pintado, porque es precisamente “AHORA” cuando estamos asistiendo –o mejor aún, PARTICIPANDO”- en un apasionante escenario de transformación a todos los niveles y en el que la tecnología juega un papel importante.

Pero no el único. No olvidemos que la tecnología no deja de ser un instrumento al servicio de las personas. Para recordarlo, a mi ponencia la titulé “Amor se escribe con HACHE”, con lo que quise hacer un guiño a mi último libro, “El factor H”, relacionándolo con el gran motor que mueve a las personas y que hace que las cosas sucedan: el amor. Para ello me inspiré en Hellen Fisher, la antropóloga y bióloga estadounidense de la Universidad Rutgers, una de las grandes investigadoras del amor romántico desde un punto de vista científico. Tras tres décadas estudiando sus mecanismos, Fisher ha llegado a la sorprendente conclusión de que el amor no es una emoción sino un impulso.

Leer más